Select Page

¿Coincidencia? Dejan granadas en exterior de parroquia tras amenaza de abortistas en Perú

¿Coincidencia? Dejan granadas en exterior de parroquia tras amenaza de abortistas en Perú

Esperamos, sinceramente, que estos hechos sean únicamente coincidencia y no acciones relacionadas. De lo contrario, dentro de las filas, PRO ABORTISTAS habrían avezados delincuentes, escuadrones de la muerte quienes mediante amenazas quieren doblegarnos.  

De producirse algún atentado, a cualquiera de nosotros, no solo no lograrían su objetivo de intimidarnos sino por el contrario nos darían un mártir a quien imitar y seguir sus pasos así como el desprecio de la sociedad en pleno. Es lo peor que podrían hacerse ellos mismos.

El texto siguiente es un extracto de lo publicado por ACI PRENSA.

Dos granadas de guerra fueron desactivadas la noche de ayer por agentes policiales de la Unidad de Desactivación de Explosivos (UDEX) en el exterior de la Parroquia Santa María de Tablada y la Casa Hogar de la Asociación de las Bienaventuranzas en Lurín, a poca distancia de Lima (Perú). Horas antes, el párroco y director de la organización, P. Omar Sánchez, fue amenazado por promotores de aborto.

El domingo por la mañana, la parroquia del P. Omar recibió a cerca de 300 fieles de la zona en una jornada sobre defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural. A continuación, el sacerdote celebró una Misa por las almas de los niños abortados y por la sanación de las heridas espirituales de las madres que se sometieron a esta práctica.

Alrededor de las tres de la tarde el sacerdote peruano recibió una llamada amenazante de una activista del aborto. “Recibí una llamada bastante agresiva y de alguna manera grosera de una mujer diciéndome que dejemos de hablar de temas en contra del aborto, que iban a tomar represalias, que nos preparemos”, dijo hoy el P. Omar a Aprensa.

El P. Omar no prestó más atención a las amenazas y por la tarde participó con los fieles de la zona en una procesión. “Llegando a la parroquia, a la casa parroquial, donde está el hogar, encontramos dos granadas a diez metros de la puerta de la casa, en la misma pista”, explicó.

“Paramos la procesión, nos desviamos, porque si hubiera pasado la procesión encima (de los explosivos) probablemente hubiera podido pasar algo, pero no pasó nada gracias a Dios”, señaló.

El sacerdote peruano explicó que “no puedo yo atribuir quién lo hizo ni quién no lo hizo ni por qué lo hicieron, porque no lo sé. A nosotros más allá de esta llamada telefónica no hemos recibido ningún tipo ni de amenaza ni de chantaje ni de sobornos ni de extorsión. La relación con la comunidad es muy buena, quieren mucho la obra, trabajamos mucho en la parroquia”.

Con respecto a la llamada amenazante, el sacerdote señaló que el tema puede estar vinculado tanto a la jornada realizada ayer como a la actividad que realiza con la Asociación de las Bienaventuranzas.

Alrededor de dos años atrás el P. Omar recibió una amenaza similar “también sobre el mismo tema, pero no pasó nada más allá de la llamada”.

 “La llamada es una cosa, pero de allí a materializarlo en colocar dos granadas ya eso es otra cosa”, dijo el sacerdote.

La Asociación de las Bienaventuranzas, explicó, también recibe “mujeres que están embarazadas y que quieren abortar y las ayudamos a acompañarlas en su proceso para que no aborten”.

A pesar de las amenazas de las abortistas, su trabajo en defensa de la vida no se detendrá, aseguró el párroco. “Al contrario (las amenazas) nos dan más fuerza para seguir, nos dan más fuerza para saber que estamos en lo correcto. De ninguna manera vamos a parar, de ninguna manera”, dijo.

Leave a reply