Select Page

CUANDO AÚN NO ES TIEMPO

CUANDO AÚN NO ES TIEMPO

El mayor índice de embarazos, casi en su totalidad no deseados, se dan en adolescentes.  Por ello que este sector se constituye en el principal nicho de interés de los centros abortistas quienes lejos de procurar la capacitación de prevención, constituyen estas anomalías sociales en un negocio rentable.

 La presencia de un embarazo en la adolescencia generalmente se da por el inicio temprano de la sexualidad, falta de información sexual, bajo nivel de expectativas, sentimiento de soledad, rechazo, baja autoestima, desvalorización femenina, etc…

A veces las mujeres adolescentes tienen grandes vacíos dentro, y tienen la fantasía de que el hijo o hija lo van a llenar, ya que puede llegar a haber una gran satisfacción afectiva y puede existir también la fantasía de que el hijo e hija les dará un valor como mujeres. La adolescente inconscientemente está buscando a partir de este hecho satisfacer sus necesidades afectivas.

El miedo a estar sola es una causa principal para que la adolescente esté vulnerable a tener un embarazo precoz. Ya que la adolescente se siente sola y por tal motivo busca sentirse estimada e importante para alguien. La carencia de afecto, ya que la adolescente tiene la necesidad de ser amada, respetada, de dar amor y recibir el afecto que en su familia no le brindan debido a que vive dentro de una familia disfuncional e inestable donde existe la ausencia física y emocional de alguna de los padres y donde en ocasiones ambos padres son personas pasivas, poco afectivas y con debilidad de autoridad moral.

La necesidad de reafirmarse como hombres o mujeres es otra causa del embarazo en la adolescencia, aquí la adolescente busca una identificación femenina teniendo la idea de que la maternidad le reafirma el ser mujer, es decir que reafirma su feminidad.

Una de las principales consecuencias que genera en la adolescente un embarazo es un sentimiento de minusvalía y baja autoestima. A partir de este evento la adolescente se siente insegura, desvalorizada, angustiada, temerosa, con culpa, rechazada, tiene bajas aspiraciones en la vida y emocionalmente se encuentra afectada y esto de alguna manera le puede traer como consecuencia depresión o suicidio.

El rechazo inicial de la familia, el novio, la escuela y la sociedad es otra situación que va afectar notablemente en la vida de la madre adolescente:

  • FAMILIA: Los padres ven como una desgracia el embarazo de su hija soltera y no le brindan apoyo.
  • NOVIO-PAREJA: No le brinda apoyo y protección porque no está preparado al igual que ella para ser padre.
  • COMPAÑEROS (AS): Ven a la adolescente como una carga para el trabajo escolar.
  • SOCIEDAD: Señala y estigmatiza a la adolescente por el hecho de ser madre a una edad que no le corresponde serlo.

Una adolescente embarazada probablemente va a recibir reclamos, hostigamiento, castigos y maltrato físico por parte de los padres. Otra situación importante a partir de la presencia del embarazo puede ser que los padres obligan a los menores a casarse para cubrir la falta. Pero esta situación a futuro acabará en separación o divorcio.

El futuro de la adolescente se verá afectado ya que su proyecto de vida se verá truncado debido a que difícilmente podrá realizar las actividades propias de su edad. A partir de convertirse en madre o padre tendrá que asumir su papel de ser mamá e iniciar a su papel de adulta. Probablemente tendrá que dejar de estudiar y tener que trabajar para cubrir su responsabilidad.

Estas mujeres no están en condiciones psicológicas y sociales para enfrentar la maternidad, ya que muchas veces el ser madre no forma parte de sus aspiraciones y por tanto determinará un futuro incierto para su desarrollo.

 

 

Condensado del artículo de Cristina Masiel Nava Flores La maternidad en la adolescencia, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, noviembre 2009, www.eumed.net/rev/cccss/06/cmnf.htm

 

Leave a reply