Select Page

Efectos del padre ausente

En un artículo llamado “Huérfanos de padres vivos: La ausencia física del padre y sus devastadores efectos”, María Calvo señala algunas de las consecuencias que trae consigo el abandono físico y emocional de los padres, como lo son algunos problemas de salud serios en los niños, ya que su sistema inmunológico se ve afectado por el estrés que genera tal situación de desamparo, ello a pesar de los esfuerzos de las madres en estos casos para compensar las carencias afectivo-educativas desde el ángulo paterno.

Todos sabemos que el estilo de vida de las familias actuales ha cambiado, por tal motivo el esquema de “familia” es distinto al de los años 60’s o 70’s.  Hoy se considera que la familia es con quien vives y puede estar constituida de diversas maneras.  Sin embargo; algunas investigaciones actuales hacen referencia a las consecuencias de crecer sin padre o sin figura paterna.  Para algunos expertos en desarrollo infantil, el efecto de la ausencia del padre en la salud y bienestar de los niños es muy negativo.  Diversos estudios muestran cómo la carencia del padre está en la base de la mayoría de los problemas sociales actuales más urgentes, desde la pobreza y la delincuencia, hasta el embarazo de adolescentes, abuso infantil y violencia doméstica.

Hapadre ausentece treinta años se pensaba que los motivos principales de las conductas conflictivas de los chicos se encontraban en la pobreza o discriminación. Hoy se sabe que sin la guía y dirección de un padre, la frustración de los muchachos les conduce a variadas formas de violencia y comportamiento antisocial.  Ronald y Jacqueline Angel, investigadores de la Universidad de Texas, publicaron un trabajo en 1993 en el que evalúan los resultados de todos los estudios cuantitativos que analizaron los efectos de la ausencia paterna: “El niño que crece sin padre presenta un riesgo mayor de enfermedad mental, de tener dificultades para controlar sus impulsos, de ser más vulnerable a la presión de sus pares y de tener problemas con la ley. La falta de padre constituye un factor de riesgo para la salud mental del niño”.

Diversas estadísticas demuestran que los adolescentes sin padre se embarcan antes y en mayor medida en experiencias sexuales; tienen mayor riesgo de abusar de drogas como el alcohol y la marihuana; tienen más posibilidades de sufrir enfermedades mentales y suicidarse; sufren más proporción de abandono escolar y criminalidad (estos efectos se agudizan cuando se trata de niños que experimentaron el divorcio de sus padres siendo menores de cinco años); la mayoría de los niños con carencias afectivas por parte de su padre sufren problemas de identidad sexual y emocionales, como ansiedad y depresión; son menos solidarios y empáticos y tienen significativamente menos capacidad intelectual. Son más agresivos, tienen menos autocontrol y escaso sentido de culpabilidad.

Tenga presente que la simple presencia física del padre no basta para un desarrollo equilibrado de los hijos. Padre, en sentido estricto, es algo mucho más profundo. Es aquel que ejerce correctamente la función paterna.  Lo que todo hijo necesita de su padre es principalmente: tiempo, afecto y aprobación.  Nada eleva más la autoestima de un hijo que saber que a su padre le gusta estar con él. Se sienten seguros sabiendo que son importantes para sus padres y merecedores de su atención. Estos padres estarán enseñando a sus hijos un modelo saludable y digno de masculinidad.   Probablemente nuestros hijos no recordarán todas las “charlas” que les hemos impartido sobre las virtudes y valores, pero siempre quedarán impactados por el ejemplo de vida dado por sus padres.

 

 

 

 

 

 

Efecto del padre ausente, LORENA RAMOS HERNÁNDEZ

Leave a reply