Select Page

El cerebro de la mujer es diferente al del hombre

El cerebro de la mujer es más activo que el del hombre, tanto en la población sana, como en pacientes con trastornos mentales. A esta conclusión llegaron los científicos de la clínica Amen Clinics de California, que analizaron más de 20.000 imágenes funcionales del cerebro. El cerebro femenino es, en promedio, 10% más activo que el de los hombres. El  estudio fue publicado en la revista Journal of Alzheimer’s Disease. 
  
Eso no significa que las mujeres puedan ser etiquetadas como pensadoras más inteligentes o más profundas,  ya que lo que señala el estudio es que la sangre fluye con más abundancia en el cerebro femenino, aunque no se sabe bien por qué. El descubrimiento, no obstante, podría dar pistas para tratar enfermedades cerebrales como el Alzheimer y el Parkinson, y adaptar esos tratamientos basados ​​en el género, matiza al respecto Science Alert. 
  
Más concretamente, estas diferencias entre los cerebros masculino y femenino  podrían ayudarnos a entender por qué el riesgo de Alzheimer y Parkinson es diferente entre hombres y mujeres. Parte de la explicación parece ser que algunas de las estructuras más profundas del cerebro envejecen más rápidamente en el cerebro masculino. 
  
Los autores han llevado a cabo el estudio más extenso, hasta la fecha, sobre las diferencias en la actividad funcional del cerebro masculino y femenino. 

Los investigadores analizaron las imágenes cerebrales de 119 personas sanas (51 mujeres y 68 hombres) (tomadas con tomografía computarizada por emisión de fotón único, TCEFU), en estado de descanso y realizando tareas que requerían concentración. 
  
Los científicos identificaron 128 diferentes estructuras cerebrales con el fin de detectar diferencias en la activación de ciertas partes del cerebro. Descubrieron que el cerebro femenino en reposo es 12% más activo que el de los hombres, y 8% más activo durante el desempeño de tareas de concentración.

 

Claras diferencias 
  
En reposo, el cerebro femenino también mostró una mayor actividad en 65 de las 128 zonas del cerebro: estas áreas incluyen la amígdala, responsable del estado emocional; y la corteza prefrontal, responsable de la memoria, la atención, y muchas otras funciones cognitivas. 
  
En el cerebro masculino en estado de reposo, se observó una mayor actividad en nueve áreas, entre ellos: el cerebelo, responsable de la coordinación del movimiento y el equilibrio. 
  
Por otro lado, 48 partes del cerebro de la mujer fueron los más activos cuando realizaban tareas de concentración; mientras que en el cerebro de los hombres solo estuvieron activas 22 zonas. El análisis estadístico mostró que el aumento de la actividad cerebral está significativamente relacionado con el sexo de los participantes. 
  
Los científicos creen que su descubrimiento podría ayudar a resolver muchas preguntas sobre las diferencias entre hombres y mujeres, tanto a nivel psicológico como en términos clínicos, así como mejorar la metodología para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades mentales, centrándose en la especificidad de género de los pacientes. 

 

La depresión afecta de forma diferente a los cerebros la mujeres

La depresión severa presenta un aspecto diferente en los cerebros de hombres y mujeres y este dimorfismo podría tener bases genéticas, según un estudio publicado en Nature Genetics. 

Estas diferencias son tan acusadas que la investigación sobre nuevos antidepresivos tendrá que orientarse a los mecanismos propios de cada sexo, según explica el autor principal de esta investigación, Benoit Labonté, de la Facultad de Medicina del Centro de Investigaciones CERVO, en una revista de la Universidad de Laval. 

Ya se sabía que la depresión severa se manifiesta de forma diferente en hombres y mujeres. En las mujeres se triplican los casos de depresión con relación a los hombres y sus síntomas se manifiestan de forma más dramática. Por otro lado, la eficacia de un mismo antidepresivo varía también según el género de los enfermos. 

Para descubrir los mecanismos celulares subyacentes a estas diferencias, los investigadores utilizaron el banco de cerebros del Instituto Universitario de Salud Mental Douglas, de Montreal. 

Los investigadores midieron la expresión de los genes en los cerebros de 13 hombres y 13 mujeres que sufrían depresión severa en el momento de morir. A continuación realizaron los mismos análisis a los cerebros de 22 personas que no padecían depresión alguna cuando murieron. Tuvieron la precaución de restringir sus análisis al ARN del cerebro, cuya integridad se conserva bien horas después de la muerte. 

Finalmente, compararon ambos resultados y confirmaron que la depresión provoca cambios importantes en la transcripción de los genes del cerebro, tanto en los hombres como en las mujeres. 

Asimismo, observaron que sólo del 5% al 10% de los genes estudiados estaban afectados de la misma manera en hombres y mujeres. La misma enfermedad altera mecanismos diferentes en el cerebro, según el paciente sea hombre o mujer. Llegaron a la misma conclusión analizando la expresión de los genes en el cerebro de ratones utilizados como modelos de la depresión severa.

 

 

Articulo del mismo nombre en Tendencias Cientificas

Leave a reply