Select Page

El desarrollo de tu bebé

El desarrollo de tu bebé

Primer mes (de la primera a la cuarta semana de gestación)  

A los cinco días el conjunto celular, con forma bastante esférica, se desplaza hasta la matriz por las trompas de Falopio y anida en la mucosa uterina. En ese momento tiene el tamaño de la cabeza de un alfiler. Pocos días después, un test de embarazo ya puede avisar de que un bebé está en camino.

Segundo mes (de la quinta a la octava semana de gestación): el corazón late

Poco a poco percibes que un pequeño ser crece dentro de ti

El movimiento es importante para el desarrollo de tu bebé. Sus experiencias sensoriales influyen el desarrollo de su cerebro.

A finales del segundo mes tu bebé ya mide unos dos centímetros y pesa unos diez gramos.

Tercer mes (de la novena a la 12ª semana de gestación): las primeras grandes sensaciones

Tu bebé siente la excitación, la alegría o el estrés

A partir de la décima semana de gestación tu bebé puede sentir estímulos en su piel. Su hígado comienza a producir bilis y aproximadamente al finalizar el tercer mes bebe ya líquido amniótico y lo expulsa después. Con ese gesto de tragar entren a pulmones y riñones.

Tu bebé participa en tu vida. Siente excitación, alegría o estrés. Si te asustan, la adrenalina liberada en tu sangre le provoca palpitaciones.

Cuarto mes (de la 13ª a la 16ª semana de estación): Vivas volteretas

Es ahora cuando crecen las “turbulencias” en tu vientre. Las vías nerviosas del cuerpo de tu bebé se han unido ya de tal formal que puede girarse, flotar e incluso dar volteretas. El bebé tiene aún mucho espacio y en sus “aventuras” puede tocar ligeramente la pared del útero. Muchas embarazadas sienten este tierno movimiento alrededor de la 15ª semana. Poco a poco se mueven también los globos oculares del feto, aún bajo los párpados firmemente cerrados.

Quinto mes (de la 17ª a la 20ª semana de gestación): un pequeño gourmet

Tu bebé tiene que seguir creciendo y entrenándose para la vida fuera del útero. Por ejemplo, sus sentidos. En este mes desarrolla el sentido del gusto. Le gusta todo lo que sabe dulce. Los científicos han descubierto que al feto le encanta beber líquido amniótico cuando está enriquecido con algo que contenga azúcar.

También los oídos del bebé se preparan para recibir sonidos: sin embargo, al principio solo oyen tus latidos del corazón y el ruido que hacen tus tripas, así como tu voz.

Sexto mes (entre la 21ª y la 24ª semana de gestación): el primer hipo

El bebé se toca la cara con sus manitas y se chupa el dedo

Quizá juegue con el cordón umbilical, pues ya funciona su reflejo de agarre. Le interesa su cuerpo, acaricia su cara con sus manitas, se toca sus bracitos y piernas. Además, sus movimientos se hacen más rápidos.

Tu bebé puede sentir dolor, se atraganta de vez en cuando con el líquido amniótico y tiene hipo, algo que sentirás como suaves empujoncitos en la pared abdominal.

Séptimo mes (de la 25ª a la 28ª semana de gestación): curiosidad por el mundo

El bebé reacciona con curiosidad hacia las fuentes de luz

Poco a poco el feto comienza a dirigir sus “antenas” al mundo exterior. Ya percibe lo que pasa fuera -ruidos del tráfico, voces de otras personas o música- y también desarrolla preferencias, como por la música suave.

En este momento sus ojos ya están unidos a la corteza cerebral a través de las vías nerviosas. Además, tu bebé se convierte ya en un “sibarita”. Los médicos han comprobado por ecografía que los fetos tienen erecciones cuando se chupan el dedo, muestra de que sienten un gran bienestar.

Octavo mes (de la 29ª a la 32ª semana de gestación): tiernas sensaciones

Un pensamiento tranquilizador: si tu hijo llegara en estos momentos al mundo, ya podría vivir con ayuda médica.  El cuerpo del bebé está cubierto de lanugo, una fina pelusilla encargada, junto a la membrana llamada amnios, de que la piel del bebé no se reblandezca con el líquido amniótico.

El feto está cada vez más despierto y reacciona al contacto exterior. Siente cuándo colocas con ternura la mano sobre tu vientre o cuándo tu pareja presiona suavemente tu tripa con un dedo. Quizá el niño “responda” empujando también o acurrucándose desde dentro en el lugar donde se encuentra la mano.

Noveno mes (de la 33ª a la 36ª semana de gestación): último entrenamiento para la vida “real”

La cuenta atrás para el nacimiento corre, el bebé practica para la vida “real”. En tu seno tiene relativamente poco espacio, por lo que apenas puede girarse ya.

Se chupa el dedo con frecuencia y patalea con fuerza: así logra que su piel sea masajeada por la pared del útero. También abre ya los ojos con mayor frecuencia.

Décimo mes (de la 37ª a la 40ª semana de gestación): ¡Allá voy, mundo!

¡Le tranquiliza tu voz! La memoria funciona ya en el vientre materno

Todos sus órganos están listos para entrar en funcionamiento y también las bases del cerebro están puestas: más de cien mil millones de neuronas esperan a ser “alimentadas”, en su mayor parte por las experiencias que tu bebé tendrá después de nacer. La memoria ya funciona en el seno materno. 

Después de la 40ª semana, tu bebé abandona el entorno en el que se ha desarrollado y entonces le beneficia todo lo que ha estado practicando: le tranquiliza tu voz, que le resulta tan familiar, bebe tu leche y disfruta de la seguridad que le proporciona estar entre tus brazos.

 

 

 

 

Condensado de “El desarrollo de tu bebé mes a mes: ¿qué hace el bebé en cada etapa del embarazo?” en Ser Padres.

Leave a reply