Select Page

El Matrimonio es entre varón y mujer, lo demás es una ficción

El Matrimonio es entre varón y mujer,  lo demás es una ficción

El viernes 26 de Junio de 2015, la Corte Suprema de Estados Unido emitió un fallo, legalizando el matrimonio “igualitario” (homosexuales, bisexuales, intersexuales, omnisexuales, queer, etc.), en todos los estados de este país del norte. Ello a razón de una votación reñida en la que solo un voto no solo determinó el destino de todo un país sino, por su poder de influencia, de indeterminados países que ven a Estados Unidos como ejemplo de ”modernidad” y respetuoso de los derechos humanos de los homosexuales. Dando inicio así a la era mediática e inquisidora del poder del arcoíris.

Todos los lobbys a nivel mundial han celebrado y respaldado esa decisión judicial, aunque cuestionablemente justa, exigiendo que sea repetido en sus respectivos países.

Considerando así el matrimonio homosexual como un derecho constitucional, hoy toda persona que manifieste oposición o cuestionamiento a este “derecho” es, no solo, condenado ante la opinión mediática sino por el mismo Poder Judicial al considerarse como acto discriminatorio sino apología a un crimen de odio. Esta situación ha conllevado a que la libertad de conciencia, de expresión y de libre pensamiento sea “relativa” y que por consiguiente sea amordazada y/o censurada por el cuarto poder y los lobbys arcoíris.

Los cimientos de la familia innata a la sociedad se han visto trastocados por este lamentable fallo judicial que, en buena cuenta ha redefinido una institución anterior a la existencia del Estado mismo y por el cual la sociedad y civilización ha podido progresar.

La protección a la sociedad y su continuidad están en juego.  Y es que el matrimonio, ya sea a través de fallos judiciales, referéndum o leyes, en lugar de ceñirse a una realidad por naturaleza inobjetable, fortalecerlo y promoverlo pretenden cambiarlo mediante su desnaturalización.

Ha jugado un papel clave para la imposición de este seudo derecho del matrimonio arcoíris, la implementación de la ideología de género en los diversos estratos de los Estados.

No obstante, no solo exististe responsabilidad en quienes idearon y ejercieron las acciones destinadas a lograr lo que finalmente lograron el 26 de junio. Existe mayor y mas grave responsabilidad en todos quienes debimos y pudimos organizarnos y mediatizar el avance del arco iris. Evidentemente nuestras acciones fueron insuficientes e ineficaces sino no nos estaríamos lamentando.  Vimos y fuimos testigos presenciales como los movimientos gays avanzaban, se fortalecían, ganaban adeptos, ejercían acciones mediáticas para lograr conquistar los corazones y mentes de la ciudadanía.  Y lo lograron, caben unas sinceras, humildes pero vergonzosas felicitaciones.

Hay quienes dicen que este andamiaje caerá por sí mismo, que la inequidad así como la distorsión de principios y valores darán sus frutos y la mayoría retomará el camino del buen criterio. Es la opción del esperar tímida y mediocremente sentados lo cual es inaceptable.  De asumir esta opción conformista la mayor parte del mundo hasta hoy estaría colonizado, persistiendo la esclavitud y otros males productos de nuestras “decisiones”.  No estamos de acuerdo.

El Estado no regula sentimientos. No existe un matrimonio sustentado en placeres genitales de particulares, ni menos aún tiene que ser reconocido por el Estado.

EL Matrimonio ES SOLO ENTRE VARÓN Y MUJER. LA SOCIEDAD, EN PRO DE SU CONTINUIDAD EXISTENCIAL, DEVIENE POR INERCIA ÚNICAMENTE EN LA UNIÓN HOMBRE-MUJER.

 

 

 

 

 

 

Articulo redactado en colaboración de la Red Jovenes Provida.

Leave a reply