Select Page

Se enamoró de su madre y “quiere” tener hijo con ella…y ella también. Pero hay mas.

Se enamoró de su madre y “quiere” tener hijo con ella…y ella también.  Pero hay mas.

Admitido el matrimonio homosexual, sustentándose en “afectos” y  el “querer” se constituyen, para sus defensores, en fuentes de derecho por las que se abren la puerta a todo tipo de relaciones amparadas en estos mismos y por las cuales solicitan su legalización aunque sea necesaria modificaciones constitucionales.   

 

Kim y Ben son madre e hijo y  están “enamorados” y hoy quieren formar una “familia”.

Hace 32 años atrás,  Kim dio en adopción al bebé (Ben) que se convertiría años después en su pareja, según recoge la publicación británica The New Day.  Ben, habiendo sido criado por su familia adoptiva llegó tener curiosidad por conocer sus verdaderos orígenes hasta que encontró a Kim.  

Según asegura Kim, la primera vez que se conocieron en persona fue como si lo hubieran hecho durante toda su vida, y no tardaron en despertar instintos sexuales hacia su hijo biológico. En vez de asustarse, Kim se dejó llevar por sus sentimientos y reservó una habitación en un hotel porque intuía que Ben también sentía algo por ella y, tras beberse entre los dos una botella de champán, se dieron un primer beso que lo cambió todo.

Existen más casos de familiares de línea directa que han roto con el tabú y han comenzado una relación.  Un caso de estos a continuación.

 

EN ESPAÑA, UNA PAREJA FORMADA POR UNA MUJER DE 18 AÑOS Y SU PADRE DE 36, LUCHAN POR RECUPERAR A SU BEBE QUE TIENEN EN COMÚN. 

Cris, de 36 años, y su hija Sara, de 18, forman una pareja sentimental a pesar de que él sea el padre biológico de la joven. Los dos afirman que es de mutuo acuerdo y que surgió con total normalidad

Cris y Sara han manifestado su indignación después de que el estado les retirara la custodia de su hija inmediatamente después de su nacimiento. Mes y medio antes del parto tuvieron que acudir a declarar por la denuncia de abusos sexuales que presentó la madre de Sara, exmujer de Cris, donde se les ofreció dar en adopción al bebé o que Sara ingresara en un centro para criar a la niña mientras él se alejaba de las dos, opción que aceptaron.

Cris y Sara insisten en que el estado está buscando excusas para arrebatarles al bebé solo porque consideran que su relación es inmoral, un juicio moral que a ellos no les preocupa: “Que a la gente le parezca que está mal, muy bien, respeto su opinión pero me da igual. La opción fácil habría sido abortar y nadie se entera. En el momento en que decidimos tenerlo es porque nos da igual lo que diga la gente”

 

Si no queremos ver este tipo de situaciones, como se dan en países “desarrollados” quienes se jactan de tener los mas altos “estándares” de defensa de los derechos individuales, no podemos legalizar otros tipo de uniones, en matrimonio, que no sean entre un hombre y una mujer.  No podemos prohibir las uniones homosexuales, pero no hay lógica y por consiguiente sustento jurídico o legal alguno por el cual debamos admitir su reconocimiento e incorporación en nuestra legislación.  

 

 

Ambos artículos condensados del diario digital LOS REPLICANTES. Lo resaltado en verde es nuestro. 

Leave a reply