Select Page

Importancia de la familia en la sociedad

Importancia de la familia en la sociedad

La aparición de hechos sociales que hace muy poco hubieran sido impensables (matrimonio homosexual, cárcel para quien no admita casarlos, abortos y que éste ya no sea considerado un delito sino un derecho, además de la proliferación de menores de edad en ejecución de delitos graves como asesinato, asaltos, etc.) tienen como origen, casi único, la afectación y disfunción familiar.

Se ha demostrado que uno de los factores para el incremento de homosexuales, es la ausencia de uno de los progenitores o estando presente este constituye una imagen distorsionada de lo que debería ser su papel de formador, protector, proveedor y educador.  El aborto es producto no solo de la falta de orientación sexual sino, igualmente, de la ausencia de acogida y apoyo familiar. 

Optar por la legalización del aborto, admisión del matrimonio homosexual y otros es, simplemente, la claudicación de una de las funciones del Estado que es el de brindar las condiciones mínimas necesarias para la buena formación social y por ende familiar.

Hartamente se ha dicho que la familia es la célula básica de la sociedad porque es formadora de valores, principios, aprendizaje de los derecho y obligaciones de cada uno de nosotros.  Principios, valores, derechos y obligaciones que se aprende y se ejercen desde la niñez en el hogar para posteriormente ejercerlos en la misma sociedad.  No obstante ningún gobierno, hasta la fecha, ha tenido la iniciativa y valor de aplicar políticas públicas para mejorar su estado grávido, por el contrario la debilitan.  Si la familia se enferma la sociedad se enfermará. Somos testigos de ello.

Lo siguiente es una artículo publicado por Lucía Isabel Segura Rojas en Trujillo informa.com, que nos describe la importancia de la familia en la sociedad.

 

El lugar natural de todo ser humano, desde la creación, es la familia que está constituida por la pareja y los hijos que hayan procreado, donde los niños aprenderán los principios y valores que guiarán su comportamiento y los que servirán para escoger entre el bien y el mal una vez que crezcan. Es en ella donde crecen y se nutren, tanto física como espiritualmente, donde se consolida su dignidad de persona y se prepara para enfrentar la vida con los valores que le hayan inculcado. Su experiencia familiar lo marcará para siempre y su respuesta a los retos y desafíos que le depare la vida dependerá, en gran parte, de la formación impartida por sus padres.

La familia, entonces, es fundamental para hacer de sus miembros personas comprometidas con el bienestar de la sociedad; sin embargo en nuestros días por diversos factores, gran parte de las familias de nuestro medio están lejos de constituir el ideal de familia al que se debe aspirar. Es de fundamental importancia para el mantenimiento del equilibrio entre la mente, el cuerpo y el ambiente, de los miembros que la compone. Si uno de sus miembros se halla enfermo o inválido, toda su familia sufrirá las  consecuencias psicológicas y socioeconómicas que ello implica; de igual manera las enfermedades hereditarias, la pobreza, la miseria y la ignorancia de los padres impiden el buen desarrollo  el niño, aunque éste nazca sano. Constituye el primer y más importante centro de educación en la formación de los valores morales y culturales y, como los niños aprenden lo que ven, es necesario que los mayores conserven buenos hábitos de vida, coherencia en la conducta y brinden buen ejemplo.

Desafortunadamente, el modelo clásico de familia nuclear: padre, madre e hijos que conviven juntos y afrontan la vida como una unidad, se ha venido resquebrajando en las últimas décadas. El modelo de hogares mantenidos por el padre, con la madre en el hogar al cuidado de la crianza de sus hijos, ha quedado relegado en el pasado. Adicionalmente, el número de hogares desintegrados, se ha incrementado de manera alarmante. Con ello, los índices de madres que trabajan, se ha elevado, dejando la enseñanza fundamental en manos extrañas o en la calle.

En la actualidad debido al proceso de la realidad social que provocó la transformación de la estructura familiar los roles de los integrantes  en una familia han cambiado, Este cambio fue lento y gradual, el primer factor desencadenante fue el trabajo de la mujer fuera de la casa. Este proceso de cambio induce a la familia a situaciones conflictivas y pueden afectar a sus integrantes cuando no poseen la flexibilidad para adaptarse a los cambios que se van produciendo social y culturalmente.

Para superar los conflictos es necesario que cada integrante de la familia cumpla con su función determinada, es decidir su rol; respetando y aceptando las opiniones de los demás; así podrá constituirse en un verdadero grupo familiar cuyo rol juega un papel importante en la sociedad. 

Los padres y madres debemos dedicar tiempo de calidad a nuestros hijos, debemos establecer y fortalecer lazos de comunicación con ellos. Debemos enseñarles los principios y valores que deseamos que aprecien. Debemos entender que las relaciones familiares son más importantes que cualquier otro éxito en la vida. Las familias requieren de apoyo, espacios y actividades que les permitan establecer relaciones sólidas entre sus miembros. Debemos reflexionar sobre nuestra propia concepción de la familia y rescatarla, fortalecerla y convertirla en el punto de partida de una sociedad  mejor. No puede seguir dándose la disolución familiar, la paternidad irresponsable,  los hijos criados por la televisión, el Internet, los juegos electrónicos y la soledad.

Es prioritario, que apoyemos con nuestro mejor esfuerzo los modelos familiares que generen hombres y mujeres que se conviertan, a su vez, en individuos que formen familias sólidas.

 

 

 

 

 

Leave a reply