Select Page

JOHN BRUCHALSKI, AUNQUE ERA CATÓLICO, REALIZABA ABORTOS.

JOHN BRUCHALSKI, AUNQUE ERA CATÓLICO, REALIZABA ABORTOS.

El doctor John Bruchalski nació en una familia católica practicante del estado de Virginia, Estados Unidos, aunque su paso por el instituto y por la universidad le formó en unos valores contrarios a la fe de su familia. Curiosamente eran centros católicos.

Se especializó en ginecología, y durante sus años de internado practicó abortos sin la menor duda de estar haciendo lo correcto. Le enseñaron que el aborto simplemente debía ser un “no-problema” que no tenía por qué interferir en su fe católica. Al contrario, algo absolutamente compatible.

Sin embargo, a medida que trataba a más mujeres, más se daba cuenta de que lejos de solucionar un tema de sexualidad femenina, en realidad les creaba mayores problemas, trastornos y traumas de los que ya traían. Se dio cuenta de que había que tratar a dos pacientes, y que uno de ellos, el más indefenso, había que eliminarlo.

Ese no-problema realmente sí existía: “Yo no veo la felicidad o la alegría en mi clínica –explica en una página web. Cuanto más aborto y más anticoncepción, más relaciones rotas, más infecciones, más destrucción, más amargura”.

En su tercer año de internado fue unos días de vacaciones con un amigo a México. Allí visitaron a la Virgen de Guadalupe, y como católico bautizado que era, rezó. John explica que escuchó en ese momento una voz totalmente inesperada: “¿Por qué me estás haciendo daño?” No la contestó y de alguna manera dejó aparcada la posible respuesta. Huía. Bruchalski sí sabía qué tenía que hacer: dejar de practicar abortos y defender la vida humana.

Los cambios no suelen venir de golpe y, efectivamente, la visita al Tepeyac, la colina en la que se apareció la Virgen de Guadalupe al indio Juan Diego, fue un eslabón más su proceso de revisión profesional. Así que los abortos y las esterilizaciones continuaron.

Un tiempo después, estando aún en su internado, se fue con su familia a Medjugorje, en Bosnia-Hercegovina, donde un grupo de videntes afirman haber visto apariciones de la Virgen y en donde hay constantes conversiones. Aquello resultó aún más sorprendente. Cierto día, encontró a una joven belga, a quién lógicamente no conocía de nada, que le explicó que tenía un mensaje de la Virgen para él. Esta mujer empezó a contarle cosas de su vida que un desconocido no podría saber.

“Fue un cambio de vida para mí”. Volvió a la vida de fe y llegando a Estados Unidos informó a sus profesores que se acababan los abortos y las esterilizaciones.

“Creemos que si la familia o la mujer vive en un ambiente de amor, el aborto se vuelve impensable”, explica el médico. “Nosotros odiamos la enfermedad, pero amamos al paciente. A él le damos lo mejor y especialmente a los más débiles y vulnerables”.

 

 

 

 

 

Condensado de AUNQUE ERA CATÓLICO, REALIZABA ABORTOS, CONVENCIDO… HASTA QUE LA VIRGEN LE DIO UN MENSAJE en Religión y Libertad.

Leave a reply