Select Page

LO QUE NOS ROBA EL ABORTO

Los estudios indican que el 22% de los abortos se producen por razones socioeconómicas, el 14% por razones familiares y el 52% por causas sociales. Entonces se evidencia que la mayor cantidad de abortos se producen por falta de acompañamiento y carencia de políticas públicas que brinden ayuda a madres gestantes en peligro de aborto.

Las cifras reales del aborto en el mundo son imposibles de confirmar. Sabemos que los organismos internacionales estiman que cada año cincuenta millones de niños no llegan a ver la luz por causa del aborto; de ellos, la mitad perecen bajo el amparo de las leyes abortivas. En España y en Europa el aborto ha pasado a ser la primera causa de defunción.

En España, desde la despenalización parcial del aborto de 1985, se ha producido un constante incremento del número de abortos. En la última década se ha pasado de los algo más de cuarenta mil de principios de los noventa a los setenta mil actuales, y ello, pese a la reducción de la natalidad, la generalización de los medios anticonceptivos primero y la expansión de los contraceptivos después, de las numerosas y magníficamente financiadas campañas de información sexual y planificación familiar, etc.  

La desaparición de la moral objetiva, la expansión del materialismo y el hedonismo como base de la nueva filosofía y moralidad social, ha ido cambiando en las últimas décadas. Teniendo presente estos datos es fácil deducir que la lucha contra el aborto, contra la Ley del aborto, pasa por una reeducación, una concienciación en esta materia si no se quiere que poco a poco,  el aborto sea simplemente fría estadística.

En España, mayoritariamente se acogen aborto terapéutico. Es decir, por peligro para la salud física o psíquica de la madre. Como los casos a vida o muerte, con grave peligro para la vida de la madre, son, en realidad, ínfimos, la inmensa mayoría se acogen a cuestiones psíquicas. Desde la despenalización, en España, los índices de este tipo de aborto rondan el 98% de los casos, lo que significa que bajo este apartado se esconde una inmensa burla a la ley, un subterfugio que permite el aborto prácticamente libre.

¿Cuáles serían las razones reales que llevan al aborto? Los estudios indican que el 22% de los abortos se producen por razones socioeconómicas, el 14% por razones familiares y el 52% por causas sociales. ¿Qué significa esto? Que el 88% de los abortos que se producen podrían ser evitados con una acción más decidida de los poderes públicos, de los medios de comunicación y por tanto de concienciación y de un mayor desarrollo de la solidaridad colectiva. En España se cuenta la acción de las asociaciones de grupos Pro-Vida que han logrado que 18.000 niños que estaban condenados a morir vieran, al final, la luz del mundo.

Un estudio realizado en Alemania indica que el 52% de las madres que han abortado se muestran incómodas o se sienten mal cuando se recuerda el hecho; un 70% de las mujeres que abortan sufren, a lo largo de su vida, con la idea de lo que habría sido de ese niño si ellas no hubiesen abortado; un 50% de las uniones se disuelven al año de haberse producido la interrupción del aborto.

Todo lo apuntado indica que son necesarias las campañas de concienciación para luchar contra el aborto y que, previsiblemente, éstas sólo puedan hacerse desde la sociedad civil.

Leave a reply