Select Page

“Los bebés humanos no son personas. Su vida no parece más digna de protección que la de un feto”.

“Los bebés humanos no son personas. Su vida no parece más digna de protección que la de un feto”.

Iniciaron con el aborto por violación, siguieron con el eugenésico para finalmente, eso pensamos, lograr el aborto libre. No obstante, se ha hecho evidente que ese no era su objetivo último.  Hoy procuran la legalización del asesinato de un bebe, hasta los 3 meses después de su nacimiento. 

Para esta corriente del utilitarismo ético, pese a reconocer que “el feto es, a todas luces, un miembro de la especie humana” carece de importancia por cuanto ”el niño no tiene estatus moral porque no es consciente de sí mismo”.  Es decir, el recién nacido, al no haber desarrollado esa autoconciencia, puede ser eliminado (asesinado) sin que ello represente un acto malo y mucho menos delito.

Ideas y principios consecuentes con lo afirmado por Frances Kissling, ex presidenta de ”Católicos por el Derecho a Decidir” quien públicamente ha proclamado que “debemos deshacernos de la idea del Mal”

 

Por: Fernando Paz

Peter Singer, es un eminente defensor de la eutanasia y la zoofilia entre otras visiones alternativas de la realidad. Ardiente partidario de la primera, para la segunda sólo concibe el límite que impone el daño que se pueda infligir al animal.   

peter

Para Singer, la moral jamás precede a la autoconciencia. Así que, según sus apriorismos, y superando la tradicional defensa del aborto, según él la mera pertenencia a la especie humana no es un hecho significativo. Consecuentemente, el recién nacido, al no haber desarrollado esa autoconciencia, puede ser eliminado. Singer contempla positivamente el infanticidio: ”el niño no tiene estatus moral porque no es consciente de sí mismo”.

Singer aceptó que, mediante el aborto, se está asesinando a un ser humano, admitiendo que “el feto es, a todas luces, un miembro de la especie humana”; pero eso no le disuadió de su entusiasmo por el infanticidio, ya que el recién nacido no es “una persona definida como un ser auto consciente que se reconoce a sí mismo en el tiempo. Mientras la pertenencia a la especie humana no es relevante, sí que lo es la personalidad.” Singer sólo acepta la existencia de derechos como resultado de la derivación de principios utilitaristas.

 

Lo que hay en juego

Frances Kissling -profesora de bioética de la Universidad de Pennsylvania, ex presidenta de ”Católicos por el Derecho a Decidir” y ex directora de una clínica abortista-, además de reclamar en Princeton una decidida política internacional favorable al aborto, sostiene puntos de vista proclives al infanticidio. Públicamente ha proclamado que “debemos deshacernos de la idea del Mal”. 

Abundando en esa línea de impugnación escatológica, el filósofo Michael Tooley, mentor intelectual de Singer, afirma que “los humanos recién nacidos no son ni personas ni cuasi-personas, y su destrucción no es, en sí misma, algo intrínsecamente malo”. Para Tooley, durante los tres primeros meses, la muerte del niño carece de toda significación moral.

Seducido por el liderazgo intelectual de Tooley, concluye, entonces, Singer que por debajo de un año, la falta de autoconciencia de los humanos nos hace menos dignos de vivir que un gorila adulto; un niño enfermo, llega a afirmar, merece menos dedicación que un cerdo maduro. “Los bebés humanos no son personas. Su vida no parece más digna de protección que la de un feto”.

Singer es plenamente consciente del significado de la partida que se está disputando. Como admitió hace unos años ante la prensa británica cuando afirmó de Juan Pablo II que “él y yo, al menos, compartimos la virtud de ver claramente lo que está en juego”.

¿Y qué es lo que está en juego? Mejor que nadie lo definió el norteamericano Derek Humphrey, profeta mundial de la eutanasia: “Estamos intentando derribar dos mil años de tradición cristiana”.

 

Estamos advertidos.

 

 

Condensado de “La delgada línea entre el aborto y el infanticidio”, por Fernando Paz en LA GACETA, DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN Y ANÁLISIS DE INTERECONOMÍA.

Leave a reply