Select Page

Los hombres también sufren el aborto

Los hombres también sufren el aborto

 

BRIDGEPORT, Pennsylvania, Agosto 19, 2004.- Tanto mujeres como hombres sufren cuando deciden abortar un bebe, nos dice una trabajadora social quien es consejera post-aborto.

Kevin Burke, quien dirige el Ministerio del Viñedo de Raquel, conjuntamente con su esposa, Theresa, comparte en ZENIT como los hombres lamentan la pérdida de sus bebes, y como la sanación post-aborto en mujeres también menguan el dolor de sus heridas.
P: Por qué es que el Ministerio del Viñedo de Raquel decidió ayudar a los varones así como ayudan a las mujeres?

Burke: Esto comenzó cuando un número limitado de varones atendió uno de nuestros retiros para mujeres. Sabíamos cuán efectivo eran estos retiros para mujeres y nos dio curiosidad ver como este proceso trabajaría con hombres.

Los resultados fueron muy positivos. Los hombres se profundizaron dentro del proceso de sanación, lamentaron profundamente por sus niños tal como las mujeres en el grupo y recibieron similares beneficios por tal experiencia.

Un beneficio inesperado para las mujeres en estos grupos fue la presencia de los hombres que lamentaban profundamente por sus niños los que sumaron otro nivel de sanación. Muchas mujeres experimentan sus abortos en aislamiento, y a menudo, después de haber sido maltratadas, manipuladas y abandonadas por el hombre.

Ver a un hombre arrepentido, lamentando abiertamente su pérdida, aceptando sus fallas y pérdida, y abrazando la misericordia y perdón de Cristo, es un elemento más de bendición y sanación para los participantes del retiro.

hombre con
P: Que problemas enfrentan los hombres que han sido partícipes en un aborto durante el proceso de sanación post-aborto?
Burke: Los hombres luchan con muchos de los complicados síntomas de aflicción así como las mujeres.

En una encuesta del L.A. Times de 3,600 hombres, 66% reportó culpa y ansiedad después de su implicación con un aborto; otra encuesta indica que hombres definitivamente luchan contra sus sentimientos de culpabilidad, depresión, ansiedad, disfunción sexual e ira, después de un aborto.

Tal vez los varones estén mejor equipados para esconder esos sentimientos, o de categorizar su dolor, pero esto tiene un alto costo en sus relaciones y emociones.

Así como las mujeres, si ellos no conectan su lamento con sus síntomas del complicado estado de dolor de una herida de aborto, ellos están destinados a continuar ocultando esa pena en sus vidas – lo que a menudo conlleva a consecuencias destructivas con sus relaciones conyugales, familiares y laborales. Muchos viven un dolor intenso y callado después de haber tomado una decisión de aborto.

Es importante reconocer el rol de estos hombres al decidir por el aborto. Para aquellos quienes comunicaron ambivalencia, manipulación o presión para abortar, o de otra forma, abandonaron a la madre y bebe durante este tiempo de vulnerabilidad y temor, el problema mayor es la falla, como hombres, de sobrellevar un aspecto fundamental de su vocación – la protección y cuidado de la madre y niño.

Cuando la realidad de sus acciones está clara, cuando se rompe por adicción laboral, pornografía, infidelidad, depresión, ebriedad y otros modos de ocultar el dolor, es un momento difícil, pero es el comienzo de sanación y reconciliación. Cuando comprenden totalmente lo que se ha perdido y que viven un profundo dolor de haber perdido a ese precioso niño, es cuando necesitan el apoyo de otras personas quienes conocen ese dolor, y la reconciliación y sanación. El sentir debilidad puede conllevar a la ira, depresión y otros elementos complicados de dolor.

En estos casos el proceso de retiro del Viñedo de Raquel da voz a este dolor y provee la oportunidad del perdón, reconciliación, y paz para estos hombres que lo necesitan desesperadamente.
 

P: Qué conflictos se crean entre el hombre y la mujer antes y después que han cometido el aborto?

Burke: La mayoría de las relaciones terminan en algún punto después del aborto, Algunos continúan con dinámicas disfuncionales entre la pareja que sirve como una manera inconsciente del castigo de uno mismo, y hasta en cierto sentido como un memorial para el niño abortado.

Existe otro factor que no se informa pero que es tremendamente importante. Muchas parejas jóvenes abortan durante el período de noviazgo o de recién casados, en la creencia de que no están ni emocionalmente ni financieramente preparados para tener un niño. Esto pone una daga en el corazón de la relación— aborto, aunque llamado elección autónoma, toma lugar dentro del contexto de la más profunda emoción e intimidad física.

El aborto hiere las relaciones. Cuando la muerte se presenta en el lugar más profundo de la intimidad, sus efectos se filtran y corrompen la confianza, la intimidad sexual y la comunicación. A menudo los problemas maritales que tiene la pareja no se anudan al el dolor secreto y complicado de una decisión de aborto. Pero es un factor de una disfunción marital y divorcio. Sabemos esto por los testimonios de aquellos que han dado el paso adelante para la sanación. Muchos de estos se encuentran en el libro que escribió mi esposa Theresa,“Forbidden Grief: The Unspoken Pain of Abortion.” (Lamento Prohibido: El Silencio del dolor del Aborto).

 

P: Qué ayuda ofreces a un hombre que no ha tenido nada con aborto, pero que está en una relación con una mujer que tuvo un aborto antes de conocerse?

Burke: Esto es muy importante porque muchos hombres pueden confundirse por la creciente depresión de la esposa o por la insatisfacción en el matrimonio. Ellos no conectan el comportamiento de la esposa – el cual puede hacer sentir rechazo físico y emocional – con el trauma post-aborto, y los matrimonios terminan sin tener la oportunidad de encontrar sanación de ambos, el aborto y el matrimonio.

Nosotros alentamos a los hombres, en estos casos, a que acompañen a sus esposas a un fin de semana del Viñedo de Raquel. Los efectos son asombrosos. Tener el apoyo del esposo durante este tiempo de ansiedad, y en el encuentro con nuestro Señor Jesús, con el gozo de la reconciliación y la re-conexión con el bebe por medio del proceso del retiro y los sacramentos es muy sanador para el matrimonio.
Los hombres son invitados a adoptar espiritualmente al bebe de la esposa durante el servicio memorial. Esta es una experiencia muy conmovedora y llena de sanación. Los hombres también deben leer el libro “Forbidden Grief” para ayudarlos a comprender mejor el dolor de la esposa.

ayuda

P: Cómo pueden los hombres – esposos, enamorados, novios, hermanos, padres, abuelos – comprender y ayudar a las mujeres con la sanación de un aborto?
Burke: No reduzcan el dolor que ellas han experimentado – apóyenlas en su necesidad de encontrar sanación y reconciliación. Y no se sientan amenazados por esta sanación; será una gran bendición para tu matrimonio y los niños. Si tú has alentado a tu hija o esposa para que aborten, su dolor y pena la puedes sentir tú como amenaza, dado que tú has tomado parte en la decisión de abortar. Es muy importante que no agraves más sus síntomas y dolor bloqueando o saboteando sus deseos de encontrar sanación. Pueda que tu necesites terapia y apoyo para hacer esto – llámanos o busca otro recurso de sanación para que te ayude.

En contexto, los varones deben tomar responsabilidad y arrepentirse de la manera que les han fallado a las mujeres. Si tienen un encuentro sexual íntimo con una mujer fuera de la seguridad del convenio marital, si le dicen a la novia o esposa, “No estamos listos para este bebe y “tal vez deberíamos pensar en abortar” o “Es tu decisión, te apoyaré en lo que hagas” están poniendo en grave riesgo a la mujer y al niño concebido.

Como padres de niños abortados, como esas mujeres valientes y primeras promotoras de la sanación del aborto, deben dar un paso adelante y encarar su dolor, su pérdida, y abrazar la misericordia y la sanación que le espera al corazón herido y lleno de arrepentimiento.

 

 

 

 

 

La entrevista no está transcrita en su integridad. En su totalidad en: http://www.priestsforlife.org/spanish/blog/index.php/los-hombres-tambien-sufren-el-aborto

Leave a reply