Select Page

LOS PRO VIDA Y FAMILIA ¿EN LA ESTRATEGIA CORRECTA?

LOS PRO VIDA Y FAMILIA ¿EN LA ESTRATEGIA CORRECTA?

Escribe: Fernando Fernández A. Desde hace un tiempo atrás, se está ejerciendo una mayor presión a los poderes del Estado de parte de la sociedad organizada mediante los colectivos pro vida y familia. Ante el Poder Legislativo mediante la promoción y defensa de proyectos de ley, cuestionamientos a iniciativas legislativas en pro del aborto, matrimonio homosexual, inclusión del enfoque o perspectiva de género que propiamente no son más que la tan negada ideología de género. Ante el Poder Ejecutivo, específicamente Ministerio de Educación, con el insistente currículo escolar. Igualmente, ante el Poder Judicial, mediante acciones judiciales así como acciones que procuran mediatizar las acciones judiciales (contra el currículo escolar o la AOE por ejemplo). Dicho en otras palabras nuestros esfuerzos esta enfocados hacia la sociedad política.

¿Pero…eso es todo? La experiencia vista en otros países nos asegura que no, no basta.

Hace aproximadamente 12 años el índice de aprobación del aborto en Chile era del 25% hoy bordea el 75%, y ciertamente merece el calificativo de exitoso. En el Peru, se esta siguiendo el mismo camino. ONGs feministas vienen dando charlas, conferencias, organizando simposios, difundiendo los ultimitos estudios e investigaciones “objetivas” e “imparciales” en favor de su causa así como procurando entrevistas en radio, prensa escrita y televisión, esforzándose siempre ser mediáticos.

Así, usando la estrategia gramsciana, hoy el enfoque de las ONGs ideologizadas, logran mediatizar los valores, afectar las ideas y propiamente la cultura para así dominar la sociedad misma. Esto mismo con más ahínco y persistencia que su labor política ante los poderes de Estado.

Estamos en medio de una revolución, no con armas y en procura de tomar el poder mediante la fuerza a la usanza del marxismo del siglo pasado, sino de una revolución silenciosa, una revolución cultural de la izquierda reciclada, del neo marxismo, o marxismo moderno. Procuran afectar la superestructura de la sociedad, reformar la intelectualidad y la moral de la sociedad, redefinir la libertad, el desarrollo personal del individuo, eliminar la concepción tan arraigada en nuestro medio como el de la trascendencia de nuestro ser, vivir hoy por hoy porque no hay mañana. Logrando ello, el hombre (o mujer) asimilan una cultura hedonista, individualista y personalista asegurándose el éxito garantizado siendo nosotros sus ciegos espectadores.

¿Qué hacer? Lo mismo que ellos, “…una labor permanente, insistente y minuciosa dando charlas en todos los estratos sociales (universidades…” exponer nuestros argumentos, posiciones y sustentos, evidenciar que la ciencia y por consiguiente razón está de un solo lado, el nuestro. No basta labor política o judicial tenemos que sembrar para cosechar mañana, caso contrario quienes cosecharán serán ellos. Como el ya mencionado caso de Chile, hace 12 años 25% hoy 75%.

 

 

Artículo publicado en La Abeja bajo el mismo título

Leave a reply