Select Page

POR LOS MISMOS FUNDAMENTOS DEL ABORTO SE QUIERE LEGALIZAR EL INFANTICIDIO

El artículo de la revista del Institute of Medical Ethics, Journal of Medical Ethics, titulado “Aborto después de nacer: ¿Por qué debe vivir el bebé?” defiende el derecho a matar a lo recién nacidos, por ser algo moralmente equivalente al aborto. Así se dice, sin el menor sonrojo.

El artículo en cuestión tiene como origen la Universidad de Melbourne (Australia), y está firmado por los italianos, Alberto Giubilini, doctor en Filosofía y Bioética de la Universidad de Milán y por la doctora en Filosofía por la Universidad de Bolonia, Francesca Minerva. Estos sesudos personajes fundan sus argumentos en ideólogos de la Cultura de la Muerte, como Peter Singer, apodado el profesor muerte. Según Singer, los embriones o los recién nacidos no son personas pues aún no están dotados de consciencia. Por tanto, se les puede matar en el útero materno o después de nacer pues hasta pasados varios meses, no aparecen características propias: “Los bebés humanos no nacen conscientes de sí mismos ni son capaces de valerse por sí mismos durante un cierto tiempo. No son personas. De ahí que su vida no parezca ser más digna de
protección que la vida de un feto”. Tendríamos que recordarle a Singer las palabras de Juan Pablo II sobre la consciencia: “No es el pensamiento el que determina la existencia, sino la existencia, es lo que determina el pensamiento”.

De la misma cuerda de Singer son los doctores James Watson y Francis Crick, infanticidas declarados, que compartieron Premio Nobel por el descubrimiento del ADN. Señala Watson:  

“Debería tomarse en consideración la idea de privar de su personalidad jurídica al recién nacido hasta tres días después de nacer. Los padres que sospechan anormalidades fetales pueden abortar legalmente, pero la mayor parte de los defectos congénitos no son descubiertos hasta el momento mismo del nacimiento”.

Por si esto nos pareciera exagerado, su compañero de Nobel, el doctor Crick, le pone el broche con estas palabras:

“Los niños no deben tener la categoría de personas completas hasta los tres años. Entonces, un tribunal competente compuesto por tres médicos dictaminará si es apto para seguir con vida”.

Los autores del artículo del Journal Medical Ethics pretenden llevar al lector a su terreno arguyendo que como el aborto es una práctica completamente aceptada en nuestra sociedad, y como los bebés recién nacidos y los fetos “solo son personas potenciales pues no tienen consciencia”, en los casos en los que se acepta el aborto se debe aceptar también el infanticidio. Hay que remarcar que no emplean la palabra infanticidio y utilizan en su lugar el eufemismo “aborto después del nacimiento”.

 

 

Condensado de “Aborto e infanticidio. Nadie habla del déficit de dignidad” por Magdalena del Amo. 

Leave a reply