Select Page

¿Realmente NI UNA MENOS?

¿Realmente NI UNA MENOS?

NI UNA MENOS, pero si una mas.  Una mas, una acción mas por la cual el Feminismo Género, copando todos los medios de comunicación difunden la “defensa de los derechos de la mujer” a no ser maltratadas como si eso les importara

¿Acaso no importa mas su vida? ¿Acaso no existe un mayor maltrato hacia la mujer que el ser utilizada como un Caballo de Troya para sus objetivos mercantilistas e ideologizados dirigidos a lograr el aborto? ¿Acaso no constituye un mayor maltrato el  pretender destruir lo mas preciado que todo ser vivo tiene, su familia? 

NI UNA MENOS, ¿Como si ello les importara? 

 

Todos unidos en la defensa a la mujer. Como la frase de la campaña “Si tocan a una, tocan a todas”, y claro, ampliando en “todas” a todo trans, travesti, gay y lesbiana que se sienta parte de esta campaña, como andan difundiendo en redes sociales sus organizadores.

Algunos bienintencionados se sorprenden al ver entre los promotores de la marcha a tantos conocidos activistas y ONGs anti-familia, sí, aquellos que se encargan de promover la degradación de la familia. Y hay que decirlo con todas sus letras, estos siniestros mercaderes usan a la mujer maltratada como caballito de Troya para desbandarse en exigir ‘derechos’ donde no existen y poner a la mujer en contra no sólo del hombre sino de la sociedad que, según sus palabras, es patriarcal y opresora. Para estos, si cualquier mujer representa a todas aquellas violentadas, cualquier hombre representa al Estado tirano y autoritario al cual toda mujer debería combatir.

Si limpiamos nuestro criterio de tanta basura ideológica veremos que el ideal feminista de crear socialmente una confrontación entre el hombre y la mujer poniendo al hombre como enemigo tiránico y represor por el cual ‘toda mujer’ deba luchar, encamina a una sociedad a la insanía absoluta. A una sociedad cuyos miembros rivalicen en lugar de asistirse y complementarse. Algo totalmente alejado a la “igualdad” que propugnan hasta el hartazgo.

¿O alguna vez han escuchado a una dirigente de Manuela Ramos, Promsex o Demus hablar de la importancia de la familia y el matrimonio? ¿No, verdad? Es que para el feminismo, el matrimonio natural no permite el ‘empoderamiento’ de la mujer. Y la familia, la oprime y encarcela.

Para los bienintencionados que pretenden asistir, teman ser parte de este perverso complot ya que luego verán con asombro cómo usarán el porcentaje de su participación como apoyo y sustento a “Déjala Decidir” o algún proyectito de ley sexista o de género. Queda claro que el fin no justifica los medios y estos medios ya se pervirtieron hace rato, como así también pervertirán “el fin”.

 

 

 

Condensado de #NiUnaMenos: Una marcha ideologizada, por Dayana Collantes en CONAPFAM

Leave a reply