Select Page

FUTURO CERCANO: UN HOMBRE PODRÁ APORTAR ÓVULOS Y UNA MUJER ESPERMATOZOIDES. Gametogénesis in vitro nuevo método de reproducción.

FUTURO CERCANO: UN HOMBRE PODRÁ APORTAR ÓVULOS  Y UNA MUJER ESPERMATOZOIDES. Gametogénesis in vitro  nuevo método de reproducción.

Las complicaciones éticas, legales y por consiguiente sociales que nos ha traído la inseminación in vitro hoy se repotencian con la “gametogénesis in vitro” Por este sistema una mujer podrá proporcionar espermatozoides y un hombre óvulos, igualmente muchos podrán aportar su ADN para la procreación de un niño.

La Dra. Sonia Suter, profesora de la Universidad George Washington, publicó a fines de diciembre de 2015 el artículo “In vitro gametogénesis: just another way to have a baby?” (Gametogénesis in vitro: sólo otra manera de tener un bebé?)[1]:

 

Las complicaciones éticas, legales y por consiguiente sociales que nos ha traído la inseminación in vitro hoy se repotencian con la “gametogénesis in vitro” Por este sistema una mujer podrá proporcionar espermatozoides y un hombre óvulos, igualmente muchos podrán aportar su ADN para la procreación de un niño.

La Dra. Sonia Suter, profesora de la Universidad George Washington, publicó a fines de diciembre de 2015 el artículo “In vitro gametogénesis: just another way to have a baby?” (Gametogénesis in vitro: sólo otra manera de tener un bebé?)[1]:o-GAY-DADS-BABY-facebook

“Con IVG, parejas del mismo sexo pueden ser capaces de tener hijos que están biológicamente relacionados con los dos. Además, IVG podría facilitar la crianza ‘multiplex’, donde grupos de más de dos personas (si todos los hombres, todas mujeres, o una combinación) procrear entre sí, produciendo niños que son la descendencia genética de todos ellos[2].  Y por último, las personas solteras puede ser capaz de procrear sin la contribución genética de otro individuo, lo que me refiero como “interrupción voluntaria del embarazo en solitario[3]

 

IVG potencialmente ofrece algunos de los mismos beneficios que muchos otros tipos de ART, que ayudan a las personas infértiles, las parejas del mismo sexo, y personas solteras participan en el proceso d
e procreación. Además, se plantea una serie de problemas legales y éticos similares a los presentados por las actuales y futuras tecnologías, como la fertilización in vitro, el diagnóstico genético preimplantacional (DGP), las pruebas prenatales, la transferencia de genes de la línea germinal, el reemplazo mitocondrial, mejora genética y la clonación reproductiva. Entre estas cuestiones son las preocupaciones sobre la ‘naturalidad’ de los medios de la procreación, las dificultades de la determinación de la filiación, desafíos para el significado de la procreación y la paternidad, así como las preocupaciones sobre los daños físicos y psicosociales en el futuro hijo. Muchos de estos problemas se deben a IVG parece radicalmente diferente de otros medios de procreación. En el contexto de la detección prenatal, IVG plantea preocupaciones acerca de sus implicaciones eugenésicas y potencial de exacerbar las desigualdades sociales.

 IVG podría ser utilizado en combinación con la selección PGD o de gametos para erradicar rasgos o leve, infancia- o del adulto-o para seleccionar favor o en contra, respectivamente, deseables e indeseables-grave de enfermedades. Para muchos, esta posibilidad plantea el espectro de “eugenesia”. Sobre la base de mi trabajo anterior que utiliza un marco de autonomía relacional para evaluar la selección genética y otras tecnologías que podrían “mejorar” la reproducción, vuelvo a visitar brevemente el argumento de que estas tecnologías no per se son problemáticos. En cambio, su valor moral depende de las motivaciones y circunstancias en las que se utilizan.

 

 

 

[1] El articulo completo en: http://jlb.oxfordjournals.org/content/early/2015/12/16/jlb.lsv057.full

[2] Cesar Palicios-Gonzales et al, Multiplex Parenting:. IVG y las generaciones por venir, 40 J. MEDICINA. ÉTICA 752 (2014) Pag. 752

[3] Ainsley Newson & Anna Smajdor, gametos artificiales: Nuevos Caminos para la Familia, 31 J. MED?. ÉTICA, 184, 186 (2005).

 

Leave a reply