Select Page

¿Una mamá se puede arrepentir de ser mamá?

¿Una mamá se puede arrepentir de ser mamá?

Una vez que una mujer es madre no se arrepiente de haber concebido a sus hijos.  Es instintivo, es natural, es el instinto maternal.  No es natural el matar a su propia concepción, a su propio hijo, otro ser, aunque se geste en ella.  Toda madre, por naturaleza, prefiere sacrificar su vida por la de su hijo.

¿Qué es el instinto maternal?
Es un vínculo particular que se establece entre la madre y el niño desde el momento de la concepción. Durante un tiempo, las ultrafeministas han renegado de él, pero actualmente vuelve a ser objeto de consideración de psiquiatras y psicólogos.

De hecho, se trata de un impulso que empuja a una madre a actuar por su bebé, a ocuparse de él, sin reflexionar, sin abandonarlo e incluso sacrificándose por él. ¡Así que es muy útil para preservar la especie humana!

 ¿Cómo se manifiesta el instinto maternal?
No paras de pensar en tu bebé, te preocupas por su bienestar continuamente y sientes que algo os une, buscas su mirada cuando no está contigo.
Instinto maternal no siempre quiere decir saber hacer inmediato
A pesar de todo, este vínculo tan fuerte que tienes con tu bebé no siempre quiere decir que nunca te sientas perdida y sin saber qué hacer, e incluso ¡que te líes con los miles de consejos que te dan a tu alrededor!
Ante todo, confía en ti misma, escúchate para reencontrar en ti misma las acciones naturales para ocuparte de tu niño. Sabes mejor que nadie lo que necesita… ¡aunque no coincida con las recomendaciones de tu suegra o de tu hermana!

No siento nada por mi bebé

En lugar de la explosión de alegría esperada, te sientes “indiferente” ante este pequeño ser y te culpabilizas por no ser una buena madre.

Atención, la maternidad también es una experiencia humana que se construye día a día y no llega de repente en un mar de emociones positivas. Así que, sobre todo, no te culpabilices: los vínculos con tu niño se forjarán de forma natural con el paso de los días, con el contacto piel a piel, con tus mimos y cuidados…

¡Es así como aprendes a ser una buena madre!

¡No te pierdas!

El instinto maternal.  Enfemenino

Maren Agirregomezkorta Publicado en 29 de septiembre de 2008

Leave a reply